Jaliscienses distinguidos

"

 

REYES FERREIRA JESÚS

(1882-1977)
Plástica

Nació en Guadalajara, Jalisco en el mes de Octubre de 1882. Sus padres fueron Buenaventura Reyes Zavala y Doña Felipa Ferreira. Las primeras letras las aprendió con su padre antes de concurrir a un colegio particular donde terminó su instrucción primaria en 1894. Luego asistió a algunas clases de dibujo al Liceo de Varones y entró a trabajar en la "Litografía e Imprenta de Loreto y Ancira", después en una fábrica de chocolates (1895-1896), donde las manchas de grasa sobre el papel contribuyeron a despertar en él la creatividad artística, trabajó después en una tienda de materiales de arte, la "Casa PeVandini" de Guadalajara; después de un tiempo lo ascendieron a aparadorista y decoraba las vitrinas (1896-1899). Frecuentaba mucho la tienda una joven de la sociedad tapatía, Amelia Rivas, que lo cautivó con su belleza hasta que se enamoró de ella y comenzó a visitarla; Amelia falleció poco tiempo después (1900), de tuberculosis, lo que le dejo una honda impresión que se reflejó después en sus obras. Interesado en el arte popular, concurría con frecuencia a la fábrica de cohetes "El Rincón del Diablo" a ver pintar con anilinas de colores fuertes los carrizos y los "judas".


En 1911 pierde a su padre, deja la casa PeVandini y se asocia con El Mago Vázquez para fabricar muebles coloniales; con objetos que dejó su padre comenzó a coleccionar y adquirir cuadros, muebles y otros objetos antiguos, que consiguió fácilmente por sus relaciones con familias y en el baratillo; con el tiempo se convirtió en un experto anticuario. Adquirió tantos que apenas cabían en la parte baja de su casa. Cuadros de retratos, retablos, santos, sillas, bancas conventuales y otros objetos; en uno de los cuartos puso una especie de tienda para vender y comprar. Su tienda se convierte en centro de reunión de muchos artistas.


En los años veinte descubre y comienza a adquirir cuadros de retratos de José María Estrada. Fue en ese tiempo cuando se formó el centro bohemio donde se reunieron los artistas de la ciudad que daban conferencias y ponían exposiciones, discutían y comentaban las ideas en boga sobre arte, se reunían en un museo. En esa época junto con Carlos Orozco Romero y Roberto Montenegro, viajaba por los pueblos para adquirir obras antiguas, que debido al conflicto bélico, mucha gente se deshacía fácilmente de sus objetos.


Pasando el tiempo comenzó a adquirir las obras pintorescas de José María Servin, Oscar Bernaches y otros pintores jóvenes, al principio sus papeles de china los comenzó a confeccionar para envolver y regalar. De 1930 a 1938 destacó como uno de los pioneros en el uso de materiales frágiles, utiles para recuperar las tradiciones plásticas, prehispánicas y coloniales. Especialmente los altares de Dolores denominados "incendios", con calaveras de dulce y panecillos de muerto.


En 1938, después del atentado contra su persona, dejó Guadalajara y se estableció en México, la suerte le sonrió y la gente de México comenzó a interesarse por su papel de china, que cada día adquiría más valor. Vendió la casa de Guadalajara y en 1941 adquirió en México la casa en que vivió y murió; era muy similar a las de Guadalajara, con su patio, con enredaderas y piezas alrededor; como estaba destinada a demolerse, estaba apuntalada, la conservó así; de un lado era habitacional y del otro estaba su taller y cuartos de sus colecciones. Para entonces su formación artística había alcanzado madurez, niega llamarse pintor y se considera un simple artesano.


En 1950 a iniciativa de Mathías Goerintz, presentó su primera exposición en la galería "Arquitac" de Guadalajara. Expuso 36 pinturas en papel de china. En 1961 participó en la "Exposición los Hartos" otra confrontación internacional de artistas contemporáneos, capitaneados por Mathías Goeritz, que se llevó a cabo en la Galería Antonio Souza. En 1962 se le hizo justicia al incansable artista con motivo de sus ochenta años, se le organiza una magna exposición retrospectiva en el Palacio de Bellas Artes, como homenaje. En 1972 se presentó otra exposición en la galería que lleva su nombre, en la plaza de San jacinto, los organizadores son Mercedes y Jordi Gironella, en ese mismo año Reyes Ferreira tiene la oportunidad de viajar al extranjero por primera vez; París, Roma, Madrid, Londres, Marruecos y Nueva York. y expuso en Barcelona. En 1975 se realizó su última exposición en la Galería Pecanins, la cual sirvió como parte final de la película que el Fondo de Cultura filmó en torno a su vida. Sus obras se expusieron en el Foggs Museum en Boston al lado de Picasso y en la Galeria Haymarket de Londres. Fue un gran conocedor de arte y su influencia en la pintura mexicana ha sido definitiva.


Durante una entrevista, él respondió cuando se le preguntó quiénes fueron sus maestros: que ... "mis maestros andan por todas las calles de México pregonando sus mercancía. Son los vendedores de globos, de gallardetes y banderitas, de pirulís y de varitas de manzanas y tejocotes bañados de caramelo. Yo creo en el arte del pueblo y no me gusta complicarme la vida ni el espíritu con teorías estéticas extrañas. El arte que práctico puede ser tan frágil como los materiales que empleo, pero yo lo amo así, pasajero e instantáneo como una pompa de jabón". Inspirado en las fiestas populares pintó creaciones como el "Ángel" (1972); "El alquimista"; "Demonio"; "Pasa güero"; "San Francisco muerto"; "Virgen"; "Calavera"; "Payaso"; "Cristo negro"; "Diablo"; "Flores"; "Caballos"; "Tïgre enjaulado"; "Gallos", etc.


Antes de morir volvió a Guadalajara y montó otra exposición retrospectiva en el Convento del Carmen donde se presentó personalmente y fue saludado por sus antiguos amigos y nuevos admiradores. A su regreso a México murió el 5 de agosto de 1977. Pablo Picaso, cuando tenía 70 años, dijo de Reyes Ferreira, que estaba ya a punto de cumplirlos: "¡Qué frescura!, debe ser un artista muy joven". Juan Soriano dijo sobre él: "Lo popular le inventa a él y él inventa lo popular. Es al mismo tiempo fuente y mar...gracias a él hemos aprendido a ver la pintura de nuestro país y la del mundo entero en una lección de sensibilidad auténticamente mexicana".
__________________
Álvarez, José Rogelio (director), Enciclopedia de México, México; Enciclopedia de México, S.A., 1978, T. 2 p. 6947.
Diccionario Porrúa: Historia, Biografía y Geografía de México, México: Porrúa, 1986.
Mata Torres, José, Personajes Ilustres de Jalisco , Guadalajara: Ed. Hera, 1981.
Murria, José María. Historia de Jalisco, Guadalajara: UNED, 1882, T. IV, p. 655.
PONIATOWSKA, Elena Todo México , México: Editorial. Diana, T. 11, 1993.

""

 

 

 

" Consulte tambien por ...
" Orden alfab├ętico
" Actividad